Blue Mosque at evening

Tour por Estambul: Mezquita Azul – Mezquita del Sultán Ahmed

Esta parte de la ciudad tiene solo 6 minaretes, lo que le da el nombre al distrito, siguiendo órdenes del sultán de construirlos para la eternidad; y con el coraje y presunción de la eternal juventud, domina toda el área de Santa Sofía. Debido al color azul predominante de las cerámicas de Iznik usadas en su decoración interior, llegó a ser conocida como Mezquita Azul, que era como la denominaban los visitantes extranjeros.

Hagia Sophia And Blue Mosque

Entre los años 1609 y 1936, mientras se construía la Mezquita Azul, se dio un periodo de grandeza del Imperio otomano. Con un kulliye (complejo de edificios adjuntos a una mezquita) en una pequeña franja de tiempo a base de gastar dinero una vez más tras haber pagado ingentes cantidades de oro al sultán Ayse para construir esta preciosa tierra, el Sultán Ahmet debió sentirse orgulloso de su trabajo. En los tiempos en que se estaba construyendo esta kulliye, se estaba forjando una época de asombrosas construcciones que duraría siglos, bajo la batuta del estudiante de Mimar Sinan (Sinan el Arquitecto), y el arquitecto de la Mezquita, Mehmet Aga, que se abrió al culto a los 7 años de construcción, debido a la santidad del número 7. Aunque el Sultán Ahmet murió sin poder disfrutar de su obra, aunque alcanzó la eternidad con esta kulliye.

Hay un total de 21.000 cerámicas de Iznik en la mezquita, basándonos en la decoración interior de esa era, en la que adornaban las paredes de las zonas altas para las mujeres. Se dice que los artesanos que hacían estas cerámicas no podían aceptar otros pedidos durante la construcción de la mezquita, y que sólo harían trabajos para ella durante años. Después de que la Dinastía Otoma conquistara Estambul, usaron Santa Sofía como mezquita imperial durante años. Posteriormente, la Mezquita Fatih, que se construyó como kulliye imperial por Fatih, no cogió el relevo de Santa Sofía, probablemente por su distancia hasta el palacio. La Dinastía Otomana prefería Santa Sofía debido a su proximidad al Palacio Topkapi. Los otomanos estaban impresionados por el plano central y la enorme bóveda de Santa Sofía, y cogieron los planos de Santa Sofía como modelo para las próximas construcciones de mezquitas. Durante la restauración en el periodo del Sultán Suleyman, Mimar Sinan tuvo la oportunidad de revisar el detalle de la estructura del siglo VI, y comenzó a utilizar ésta bóveda solitaria central de la arquitectura Romana en sus siguientes trabajos.

La búsqueda de los Otomanos de una bóveda que recogiera para la posteridad la conquista de Estambul se puede ver en la Mezquita Verde, en Bursa. Sin embargo, ningún arquitecto,- hasta los tiempos de Minar Sinan, había intentado nunca construir una bóveda tan grande en un suelo tan bajo. Minar Sinan trató de usar su conocimiento sobre la arquitectura, que obtuvo tras restaurar Santa Sofía en la construcción de la Mezquita de Tophane, y después en las kulliyes de las mezquitas más pequeñas, la Mezquita Sehzade, la Mezquita Suleymaniye y, finalmente, la Mezquita Selimiye, en Edirne. Tras la muerte de Sinan, este tipo de mezquitas, con la bóveda central sujeta por medias bóvedas y con arcos interiores, que se entendía como arquitectura Otomana Clásica, empezó a implantarse por los estudiantes de Arquitectura. El arquitecto de la Mezquita Azul era uno de esos estudiantes. Mehmet Aga, fiel a las enseñanzas de su maestro, era capaz de llevar a cabo el proyecto, y lo preparó de una manera muy digna, de acuerdo con su mentalidad y, dado que también era un artista, plasmó su arte en las paredes de la mezquita.

Los turcos llegaron y se asentaron en Anatolia, su concepto arquitectónico cambió totalmente. De hecho, sería mejor decir que obtuvieron un gran conocimiento arquitectónico. Teniendo en cuenta que los turcos eran nómadas, es fácil decir que carecían de gran conocimiento sobre arquitectura. Al llegar a Anatolia y asentarse allí, combinaron la arquitectura de Anatolia con su conocimiento nómada y desarrollaron un sentido arquitectónico. El patio porticado de la Mezquita Azul es una réplica del ágora romana, y tiene el mismo propósito comercial. Hay una alberca abovedada tradicional Romana que se convierte en mercado cada viernes. Puede entenderse que esta fuente no está ahí para beber o para lavarse, ya que no tiene grifos. Como la mayoría de las fuentes de las ciudades romanas, esta fuente de aspersores se reemplazó con el propósito de dar frescor al patio, así producía un sistema de aire acondicionado natural. Este sistema de fuente, que enfriaba el aire caliente que entraba por las ventanas del puente, en los insufribles días de veranos, es equivalente al nivel de conocimiento que hoy día se tiene sobre el aire acondicionado de las casas.

Fountain of blue mosque
Fuente de la mezquita azul

El arquitecto Mehmet Aga también colocó un depósito de agua bajo la mezquita, que facilitaba tener agua fría en verano para la ciudad, y caliente en invierno. Ya que hay un depósito de agua bajo la mezquita, para acceder a ésta hay que subir unas escaleras.

El gran tamaño de la Mezquita Azul, nos previene de ver otras kulliye de alrededor. Sin embargo, como la Kulliye de Suleymaniye, la Kulliye de Sultanahmet, es una kulliye completa, con sala de comedor, hospital, hamman, dormitorio y escuela. Estos edificios, que se usan hoy día para diferentes propósitos, hospedaron durante siglos a comerciantes, vagabundos, y gente sin dinero que llegaba a la ciudad. La mezquita era la casa de Dios, y también funcionaba como un hotel para los viajeros y comerciantes que llegaban a la ciudad.

Características exteriores

La Mezquita Azul no deja a nadie indiferente, ya que es imposible apartar los ojos de su impresionante bóveda, que parece estar incrustada entre sus seis minaretes y semi bóvedas. La mezquita, especialmente iluminada por sus proyectores por la mañana, crea un paisaje divino con sus formas blancas y sus gaviotas volando alrededor.

La mayoría de los visitantes prefieren entrar en el jardín a través de la puerta del norte, ignorando Santa Sofía. En el lado oeste del patio, atraerá tu atención una cadena que cuelga de la puerta que da acceso al Hipódromo Sin querer golpear las cadenas, los sultanes que accedían al patio, solían darles quebraderos de cabeza. Además, era usada como símbolo de que toda persona que accedía a la mezquita era igual ante los ojos de Dios, que era aún más grande que los sultanes. La inscripción en la entrada principal que verás tras pasar por las cadenas la escribió Dervish Mehmet, el padre del viajero del siglo XVII, Evliya Celebi. La Mezquita es el trabajo más importante de entre todas las partes de la kulliye, que tiene otras funciones sociales importantes. El hospital, el caravasar y la cocina no han sobrevivido, pero el mausoleo del Sultán Ahmed I y la madrassa aún permanecen en pie.

Características interiores

El interior de le Mezquita Azul se construyó de forma cuadrangular. Para soportar la bóveda de 43 metros, el peso se repartía entre los 4 pilares gigantes de 5 metros de diámetro. En un primer vistazo, el color azul, justificando a los extranjeros para darle el nombre de Mezquita Azul, no llama vuestra atención. Aún así, cuando eches una mirada desde más cerca, podrás ver la parte inferior de las paredes, cubiertas con más de 20000 tulipanes, claveles, rosas y azucenas estampadas, en cerámicas de Iznik blancas y azules y, algunas de ellas, en algún tiempo, llegaron a reflejar los rayos de luz a través de las 260 ventanas de diferentes tonalidades del color azul.

Blue Mosque Interior
Mezquita Azul Interiores

Como en todas las mezquitas, la despejada y espaciosa área donde reza la congregación es privada. El altar y el púlpito se construyeron con los mármoles más finos traídos de la Isla de Marmara, y son unas obras de arte; el altar está adornado con motivos de cipreses. El púlpito fue diseñado y adornado con incrustaciones de oro. Esta pequeña zona permitía al sultán descansar antes y después del rezo. En las persianas de las puertas y ventana, se usaron incrustaciones de madre perla y marfil sobre la madera. Además de estos elegantes detalles, los candelabros que penden cerca del sueño, que se diseñaron como lámparas de aceite, y que producen luz hoy día mediante bombillas eléctricas, deslumbran a los visitantes con su tamaño y hermosura.

Se ha sabido que los otomanos hicieron construir mezquitas especialmente durante sus periodos de crecimiento para crear vecindades. Todo porque el complejo de la mezquita incluía un colegio, baños e importantes fuentes en su interior, con que es muy lógico pensar que formaban asentamientos alrededor de la mezquita.

El Sultán, la sombre de Dios en la tierra, con la construcción del complejo, proveía también de seguridad a los pobres. La Mezquita Sultanahmet, que abrió sus puertas gratuitamente a los hambrientos, sedientos y enfermos, recibía donaciones de los viajeros que iban utilizando sus instalaciones. Este sistema de seguridad social no pudo perdurar debido a las condiciones económicas adversas del período de declive. Hoy día, tenemos un sistema diferente, la Mezquita Azul se usa sólo para el culto. Otros edificios perdieron su funcionalidad.

Cuando entramos por las puertas encadenadas situadas a este lado del hipódromo, y vamos hacia la derecha, nos topamos con una gran cantidad de grifos que se usan para la ablución. Las reglas de limpieza, que son muy importantes en esta religión del Islam, deben ser seguidas por las personas antes del culto. Durante la ablución, la persona lava especialmente las partes del cuerpo que van a estar en contacto con el suelo. Por esta razón, los pies, manos y cara se lavan concienzudamente antes de entrar a la Mezquita. Si llevan zapatos, han de quitárselos, como otra de las normas, antes de entrar. Limpiar la moqueta de la sala de culto de la Mezquita Azul, que tiene una capacidad para setecientas personas, es impensable. Teniendo en cuenta el constante contacto con el suelo durante el culto, las alfombras, como era tradición nómada, se usaban para crear un suelo confortable en el interior, lo que pudo hacer que las mezquitas se convirtieran en museos de artesanía. Ya que hacer representación de la figura humana está prohibido por la religión, son otros elementos decorativos los usados en la Mezquita. No obstante, encontramos azulejos en las paredes, caligrafía e incluso partes de moquetas, colocadas para preservar su estado. Ya que las pinturas con motivos religiosos están prohibidas por el Islam, podríamos no tener museos para nuestros visitantes extranjeros, pero los museos de alfombras, caligrafía y cerámicas pueden verse en toda la ciudad.

Blue Mosque
Mezquita Azul

Aquí, la Mezquita Azul es una de nuestras mezquitas más raras, con una decoración interior impresionante. Sus 260 ventanas estaban adornadas con cristales de colores en su arquitectura original, y más tarde, con restauraciones, excepto la parte de la qibla, que se convirtió en una parte de vidrio liso. Tras los azulejos de Iznik, que adornaban las paredes de la sección de la mujer, se fueron adornando las partes móviles con otro tipo de decoraciones. Los arcos, decorados con trabajos de tallado de piedras de acuerdo con el patrón de colores de los azulejos, semi bóvedas y murales, realizados por Karim Gubari, uno de los más famosos calígrafos de la era.

Con 23.5 metros de diámetro y 43 metros de alto, la bóveda descansa sobre 4 pilares. Las 4 semi bóvedas que soportan la bóveda principal ayudan a dar una mayor extensión de espacio. Gracias a este plano central, todo el que entra al culto, puede dominar visualmente el altar y el púlpito desde cualquier lugar en la mezquita. La acústica se obtiene gracias a esta disposición, con que toda la congregación puede escuchar la predicación del imam. Dado que el lenguaje del culto del Islam es el árabe, es normal que el Quran es incomprensible para los Turcos Musulmanes. Esto explica por qué los imanes leen versículos en Árabe y después los explican en Turco en el culto de cada viernes. Los tamaños de las mezquitas imperiales, que no tienen las tecnologías de sonido de hoy día, se considera que puede deberse para alcanzar una buena calidad del sonido, por eso su estructura piramidal interna. Sin embargo, estas preocupaciones por la acústica no deberían verse en la arquitectura Árabe desde la construcción de arcos interiores. La Mezquita de Córdoba, en España, es el mejor ejemplo de esto. En este tipo de arquitectura, no puede haber problemas de acústica ni de visualización. Pero esto es entendible que los árabes no tengan preocupación en hacer la oración en su propia lengua.

Se dice que los 21.000 azulejos utilizados en la construcción de la Mezquita Azul absorben el eco y la proveen de buena acústica.

Cinco rezos al día, de hecho, pueden emanar de la necesitar de organizar la vida diaria. El primer azán del día fue recitado, al amanecer, cuando podemos distinguir el hilo negro del blanco. Es como un despertar colectivo para llamar al rezo. El segundo azán se recita cuando el sol está justo encima de nuestras cabezas, para que las personas puedan ir a casa a almorzar, descansar, echar una siesta y protegerse del calor. La persona vuelve al ritmo de vida diario con el tercer azán. El cuarto da el mensaje de que llega la noche. Es tiempo de volver a casa, al pueblo. El individuo cena, conversa y, con el quinto azán, se acuesta cuando está tan oscuro que no se puede distinguir el color de los hilos.

Quizás, desafortunadamente, y no en cada azán, los 16 balcones de los minaretes de la Mezquita azul tienen 16 muecines, como era en el pasado pero, con la tecnología avanzada. La fachada de Santa Sofía, con cientos de bombillas eléctricas, arroja luz sobre nosotros con sus sagradas palabras en cada festividad religiosa y en el Ramadán. La Mezquita Azul, eclipsa varios edificios con su gloria, obtenida a través del tratamiento que recibió para la conversión de Santa Sofía en museo. Hoy día, es una de las mezquitas más visitadas por los visitantes extranjeros. Además, conserva su importancia en los actos religiosos y eventos alrededor de las mezquitas que organiza el Ramadán.

Blue Mosque at evening
Mezquita Azul en la noche

Puedes encontrar nuestras Excursiones de la Ciudad de Estambul incluyendo la visita a Mezquita Azul visite abajo.

Excursiones Estambul
Excursiones Estambul
3658

You may also like

2 comments on “Tour por Estambul: Mezquita Azul – Mezquita del Sultán Ahmed

Vicky

Estuvimos en Estambul hace un mes. Solo ibamos a estar dos días y eramos conscientes de que es muy poco tiempo para ver esta preciosa ciudad.
Así que reservamos un Tour Imperial para que en un día nos mostrasen los lugares más importantes de la zona antigua de Sultanahmed. Fué un acierto, vímos mucho, evidentemente que fué rápido, pero nos libramos de colas y de esperas para sacar entrradas. De este modo la próxima vez que vuelva a Estambul iré a saborear los miles de detalles se esa fantástica ciudad

    Sadık ŞENYER Post author

    Hola Vicky;
    Estaremos encantados de verle en Estambul de nuevo. La próxima vez que te sugiero que te unas a nuestros excursiones a Estambul. Usted no va a enfrentarse con las colas y no tienes que esperar para entrar en los sitios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *